Banner 468

sábado, 21 de septiembre de 2019

El sabor (agridulce) de un récord

0 comentarios
 
El debut oficial del RCDE Stadium en la UEFA Europa League se presentaba incierto. El tiempo acompañaba, pero había muchas dudas sobre el rendimiento del equipo, sobre todo después del último encuentro de Liga, aunque acabara con victoria en Ipurúa. Tanto era así, que el mismo jueves pasado, al mediodía, le decía a mi padre que yo me conformaba con un empate.

-¿Empate? ¿Por qué? No, hombre, no, hoy hay que ganar...
-Ya, ya. Si ojalá ganemos, de verdad. Pero, vamos, que me conformo con empatar para batir el récord. Nada más. Una vez lo consigamos, luego ya se verá.

Acudimos al estadio con el bus de la peña, que compartimos desde hace dos temporadas con la embajada de La Garriga. En esta primera jornada de la Fase de Grupos, el estadio nos esperaba con unos mil aficionados del Ferencváros TC, teóricamente, el rival más asequible del grupo. Antes de entrar, en el camino de aparcar el autocar y cruzar la puerta metálica de Marcet, uno se va encontrando con amigos y conocidos. Es lo bonito de este mundo. Araceli, presidenta de la FCPE; Jordi, presidente de la PBB Parets-Lliçà; Mati y Nacho, con el que nos veremos en Moscú... Y llegamos al lado de la tienda, donde he de recoger cuatro camisetas de la Penya Runners Espanyol. Qué fantástica labor hace esta peña. Víctor, Silvia y toda su familia, Carlos, Olga, Joan... El ambiente en esta peña atlética es fantástico.

Ahora sí, entro al estadio y me reuno con la familia. A todos nos sorprende el apagón de la megafonía y nos vemos, los 18.000 pericos ahí metidos (otro día hablaremos y opinaremos sobre las cifras de asistentes), en la tesitura de cantar, a capella, el himno de nuestro club. Creo que absolutamente nadie se hubiese podido imaginar que aquella escena acabaría de la forma que terminó: absolutamente espectacular. Nada preparado, todo improvisado, y los pelos de punta. ...ets l'orgull de l'esport i de Catalunya glòria...

El partido empezó mal. Muy mal. De hecho, se cumplieron todos los malos presagios. Delante teníamos al rival más asequible (repito), pero que nos estaba bailando y acabamos encajando un tanto. Con el 0-1 nos fuimos al descanso y unas malas sensaciones que me hacían recordar la conversación de horas antes con mi padre.

En la segunda mitad todo cambió. El equipo se dejó ir, apretó los dientes, presionó, puso intensidad. El cambio de imagen desfondó a los húngaros, que acabaron abatidos y encajando. 1-1 con gol de Matías "El Mono" Vargas, el mejor fichaje que hemos hecho.

El partido terminó, así, en tablas, aunque bien pudo el Espanyol ganarlo. De hecho, precisamente por eso quedó ese sabor agridulce. Porque, sí, con el empate superamos al Ajax de Van Gaal y, con 22 partidos consecutivos sin perder, el Espanyol tiene ahora el récord histórico de imbatibilidad en competición europea. Con todos los gigantes que hay en Europa, con todos los enormes clubes que hay en el Viejo Continente, el humilde Espanyol sigue haciendo historia. A veces para mal, y otras para bien. Pero no cabe duda de que el Espanyol tiene un lugar en la historia de Barcelona, de Catalunya, de España y de Europa.

Pues, como digo, aunque este récord honorífico lo posea ahora el Espanyol, pudimos ver que, si el equipo no hubiese regalado la primera mitad, el partido se podría haber ganado con holgura. El rival era netamente inferior, y pese a eso dejamos escapar dos puntos. Esperemos que no los echemos en falta...

Si hay algo que debo destacar del partido, para mí, no es el buen rendimiento al que nos tiene acostumbrados el Mono, sino el magnifico debut de Pol Lozano. En mi opinión, hizo un partido magnífico. Jugó los noventa y tantos minutos y, salvo despiste mío, no perdió ni un solo balón. Me inspiró mucha confianza y un buen criterio que me maravilló. Con esto sí que me quedo. Por alguna razón lo tengo fichado en el Futmondo desde el comienzo de la temporada...

Acabada la jornada europea, el Espanyol queda en segunda posición del grupo H, sólo superado por el Ludogorets. Es curioso como el conjunto teóricamente más fuerte, el CSKA de Moscú, se vio apabullado por los búlgaros al caer 5-1. Curioso también que el más débil, el Ferencváros, eliminara de la previa de la Champions League al Ludogorets. Todo muy curioso.

De vuelta al bus, uno se vuelve a encontrar con familia perica. Remigi, presidente de la PBB Vandellòs i l'Hospitalet de l'Infant; Ton, presidente de la PBB Reus i Comarca; Francisco, presidente de la PBB Montcada... Escribiendo estas líneas me doy cuenta de que casi todos con los que me crucé el jueves pasado son presidentes de peña.

El próximo encuentro europeo ya será en Moscú, el jueves 2 de octubre. Ahí estaremos (¡espero!). Y de ahí iremos a Mallorca prácticamente sin bajar del avión a disputar la octava jornada de Liga. Antes, no obstante, nos viene la Real en casa, el Celta en Balaídos y el Valladolid de nuevo en Cornellà. Semanas futboleras las que nos esperan.