Banner 468

sábado, 24 de agosto de 2019

Sufrir va de serie

1 comentarios
 
Jueves 22 de agosto, 21h. Comenzaba el partido de ida de los play-offs, la última ronda previa para alcanzar el objetivo: estar en la fase de grupos de la UEFA Europa League. En el RCDE Stadium, algo más de 13.000 asistentes. Lo siento, pero una mala noticia; no me valen los argumentos que me dan.

El Espanyol se medía al segundo clasificado de la liga ucraniana, el FC Zorya Luhansk. Había unos cuantos aficionados suyos en la zona visitante, pero descubrimos algunos más en la zona de peñas cuando saltaron eufóricos celebrando el gol de los ucranianos. Totalmente normal. Era el 42' de la primera parte, y después de ver muchos minutos de juego mediocre del Espanyol y de una presión importante del Zorya, los foráneos conseguían adelantarse en el marcador. Con ese gol, por mi cabeza pasó un "qué gafes, tío". Exteriormente no me inmuté, pero por dentro pensaba que esa euforia que en los primeros partidos se vivía entre la pericada, y que se vino abajo después de la derrota en Liga frente al Sevilla, ahora había llegado a la planta -1.

Sin embargo, en el segundo tiempo algo cambió. El equipo se mostró mucho más aguerrido, y el desgaste físico de los ucranianos en la primera parte les pasó factura. Así, y después de ver pasar los minutos y de sufrir (algo que va impregnado en el carné de socio) pensando en que si no sacábamos un buen resultado de casa, en Ucraina iba a ser poco menos que imposible, tocó respirar. Gol de Ferreyra, penalty fallado de Granero (si es que lo de los penaltis y la UEFA para el Espanyol es algo que se debería analizar), gol de Javi López (¡qué merecido!), golazo del Mono (este tío sólo mete goles de rosca peruana), y otras tantas ocasiones falladas que, con los rivales por los suelos, hubiesen matado ya la eliminatoria. Espero que nos los echemos en falta.

Al final, 3-1 que, si bien deja encarrilada la eliminatoria y es un buen resultado (más aún viendo cómo empezó todo), no es un marcador con el que puedas relajarte. Desde el silbato final pienso "que no te metan un gol en el 15', porque pringas fijo..."

El jueves que viene tocará la vuelta de la eliminatoria. La segunda parte de la final por el título ficticio. Si Dios quiere, allí estaremos; no podíamos faltar. Será el segundo desplazamiento en esta campaña por el viejo continente. Viajaremos el miércoles 28 con el equipo hasta Zaporizhzhia, allí haremos algo de turismo, asistiremos el jueves 29 al partido en el Slavutych-Arena, y regresaremos una vez terminado el encuentro y, esperemos, siendo equipo europeo. Ya os contaré.

Ahora bien, antes de esa final se nos viene otro partido (no estamos acostumbrados a tantos encuentros. Jueves y domingo, jueves y domingo, jueves y domingo...). Mañana visitaremos Vitoria para intentar sumar los primeros puntos de la temporada en Liga. Esperemos que así sea. Será mi segunda visita a Mendizorrotza. Dejo esto aquí, que debo acabar de preparar los útiles y empezar el desplazamiento. Corto y cambio.

One Response so far.

  1. Jaime says:

    Uffff.... y yo el partido de vuelta lo veré si no surge ningún inconveniente por la caja tonta.