Banner 468

lunes, 19 de agosto de 2019

Bien UEL. Mal Liga

0 comentarios
 
La primera idea que tuve fue la de escribir este artículo entre el viernes y el sábado, apenas uno o dos días después de haber pasado ronda en la previa de la UEFA Europa League. Sin embargo, entre una cosa y otra, lo fui dejando, y hoy, lunes, me he encontrado en la tesitura de escribir cuatro líneas desde el punto de vista europeo o desde el liguero. O desde ambos.

El pasado jueves ocupé por primera vez mi asiento en el Gol Cornellà Superior, mi nueva ubicación en el estadio. La Zona de Penyes, popularmente. Sin Fan Zone que ocupara las horas previas al partido, pude hasta ver calentar a los jugadores. Cosa inaudita.

El partido, que ya parece lejano, fue la mar de bien. De hecho, pronto se adelantó el Espanyol y nada pudo hacer el FC Luzern para ni tan siquiera intimidar un poco. Al final, otro 3-0 que dio un resultado final de 6-0 en el global de la eliminatoria a favor de los blanquiazules (aunque decir aquí blanquiazules puede ser un poco confuso, ya que en ninguno de los dos partidos el Espanyol vistió su primera equipación). Vamos a decir, entonces, a favor de los periquitos. Dejamos atrás la 3ª ronda previa de la UEL.

La euforia era desmedida. Minutos antes de empezar el partido en el RCDE Stadium ya sabíamos dónde tendríamos que viajar si apeábamos a los suizos. El FC Zorya Luhansk acabó eliminando al CSKA Sofia búlgaro y tocaba así volar hasta la Europa más oriental en la ronda de play-offs, el último peldaño antes de la fase de grupos.

Para complicar las cosas, y es que fáciles nunca pueden ser, el club ucraniano es natural de Luhansk, ciudad que da nombre al óblast (provincia) en el que se encuentra. A tocar de la frontera rusa, este óblast está acechado por conflictos bélicos. La guerra, la puta guerra.

El club no puede disputar los partidos en su estadio, el Avanhard, y se debe desplazar a más de 400km para poder jugar. El Slavutych-Arena, en la ciudad de Zaporizhzhia, acoje (sobre el papel, temporamente) los encuentros del Zorya. Aquí es precisamente donde tendrá que jugar el Espanyol su partido el próximo jueves 29 de agosto.

Una semana antes, o sea, este mismo jueves, se deberá disputar la ida de la eliminatoria. El RCDE Stadium vivirá la final previa a la (posible) entrada oficial a la Europa League.

Sin embargo, si bien los ánimos hasta ayer eran desmesurados, parece que ahora mismo el Espanyol no tiene equipo para afrontar nada. Aquí ganamos la UEFA el 25 de julio y descendemos a Segunda el 18 de agosto. Parece que no tenemos remedio, y las redes sociales no ayudan.

Los jugadores, y la afición también, deberemos pasar página de la derrota liguera frente al Sevilla FC y de vernos colistas, y tomarnos el partido del jueves como lo que es, tal como dice Gallego: la ida de la final. Y una final es algo muy serio.

Una vez tengamos la ida resuelta, veremos a ver cómo vamos a la vuelta.