Banner 468

domingo, 27 de marzo de 2016

Una persona incansable

2 comentarios
 
No recuerdo el día en que conocía a Alberto. Hablo de Alberto Ariza Navarro, el presidente más longevo que hasta la fecha ha tenido la Federació Catalana de Penyes del RCD Espanyol. Digo que no consigo acordarme del día en que nos presentaron. Me viene a la cabeza su asistencia al primer aniversario de los Pericos de Montmeló y los temas de conversación que fueron surgiendo durante la cena, pero dudo que esa fuera la primera vez que nos veíamos.

Lo que sí que recordaré siempre es cómo me abordó a principios de la temporada 2012-2013. Iba de camino al estadio al lado de mi padre, y al cruzarnos con Alberto éste le preguntó a mi padre ¿Te lo puedo robar unos minutos? Si mi vida con relación al Espanyol fue totalmente distinta al fundar la peña de Montmeló, cuando tuve esa conversación con Alberto mi vida alrededor de las peñas también cambió. 

Por horarios de trabajo no pude incorporarme a la FCPE en diciembre de 2012, cuando Alberto y su junta fue reelegida para encabezar a la Federación cuatro años más, pero fue poco más tarde, antes de verano de 2013, cuando definitivamente entré a formar parte de la junta del máximo organismo peñístico perico.

Desde entonces, jueves tras jueves he acudido al despacho de la FCPE con muchas ganas, de corazón lo digo. Los jueves se convirtieron en un día de ilusión. Entrar en el estadio, compartir experiencias con pericos, conocer gente nueva, vivir el Espanyol. Precisamente eso, Alberto me dio la oportunidad de vivir el Espanyol. De ver cómo es el club por dentro. De darme cuenta de todo lo bueno y lo malo que envuelve al RCD Espanyol. De experimentar en blanquiazul.

Entrar en la FCPE me ha cambiado radicalmente. Y en positivo, de eso estoy seguro. He hecho nuevos amigos, he compartido maneras distintas de vivir nuestra afición. Y he visto cómo Alberto, a la cabeza de la FCPE, ha recibido de la mayor parte del espanyolismo merecidos elogios. Y digo merecidos porque Alberto me ha demostrado ser una persona luchadora ante cualquier adversidad; utilizando el nombre de una peña, una persona incansable, siempre dispuesta a darlo todo y hacer canto esté en sus manos por el bien del club.

¿100 millones en los ciegos? 85 para el club, 10 para mi hija y 5 para mi mujer y para mí. Es fácil hablar sin poseer esa cifra, ¿pero a cuántos de vosotros se os podría pasar por la cabeza esa partición? Alberto me ha demostrado querer al RCD Espanyol, amarlo, y llegar a hacer algo que a él como persona le perjudica sólo porque al club le beneficia. Honradez, integridad, rectitud, honestidad y franqueza son algunos conceptos que me vienen a la mente al recordar su figura.

Alberto fue el presidente que me abrió las puertas de la FCPE y de, libremente, entender qué es el espanyolismo. Y por eso me alegré muchísimo que pudiera ejercer, ahora ya desde dentro del club, como máximo responsable del área social blanquiazul; nadie mejor que él para desempeñar esa función.

Ahora seguimos en la FCPE sin su presidencia, pero con un legado que a mí, tras haber trabajado con él codo a codo durante tres años, me enorgullece. Con la conciencia tranquila de haber obrado bien y con la satisfacción de entregar el corazón por la causa.

2 Responses so far.

  1. Sólo queda por decir GRANDE ALBERTO ¡¡¡
    Saludos ¡¡