Banner 468

domingo, 31 de enero de 2016

Ianuarius

2 comentarios
 
Después del fracaso de mi blog en los últimos meses del año pasado, en los que este portal estuvo más muerto que vivo, a finales de 2015 me propuse e impuse una nueva meta: 12 entradas para este nuevo año 2016, una para cada mes. Así que, ya que hoy damos por finalizado el primero, ianuarius, aquí va mi pertinente aportación.

El 2016 empezó en casa, con mi mujer y la gata (nótese el no uso del determinante posesivo al hablar del felino), tumbados en la cama divagando en voz alta de lo que nos trajo el 2015 y lo que el nuevo año podría traernos (la gata no decía nada, sólo estaba tumbada). No en vano, y entre muchas cosas, nos trajo un empate ante el Barcelona en el primer derbi de la famosa trilogía de la violencia. Aquello que ocurrió el sábado 2 fue magnífico, fantástico, y nos sirvió, una vez más, para demostrar la podredumbre existente hoy en el sector de la prensa. Ya lo escribí días más tarde en una breve reflexión tuitera: En aquest país tenim molts problemes, molts; i un dels més importants, molt més del que molts creuen, és el periodisme. Periodismo que faltó repetidas veces al respecto a una entidad como el RCD Espanyol difamando mentiras y mostrando montajes sesgados con una disparidad y mezquindad total. Pero ya saben: calumnia, que algo siempre quedará.

Aquello que vivimos entre el sábado 2 y los miércoles 6 y 13 fue bochornoso, totalmente lo contrario de lo que viví el domingo 3, cuando participé un año más en el partido benéfico entre la Agrupación de Veteranos del RCDE y la Federació Catalana de Penyes del RCDE. Disputar un balón contra Serrano, Eloy o el mismo míster perico, Constantin Galca, fue de nuevo muy emotivo. Al igual que mi visita al museo personal del historiador, exconsejero y amigo Jordi Puyaltó. Más de cuatro horas estuve en su casa con la boca abierta, pasando páginas, repasando cromos, escuchando anécdotas y aprendiendo de uno de los mayores y más prestigiosos sabios del espanyolismo.

El lunes 11, después de diecinueve días de descanso, volvía la carga docente. Clases, niños, adolescentes, reuniones, entrevistas, padres... Todo un mundo muy particular, muy agradecido cuando se da el caso, pero muy castigador si no te acompañan los acontecimientos. Poco me queda para reducir jornada, y es que este mes de febrero que estamos a horas de empezar vuelve la profesora titular, y yo, desgraciada y lógicamente, he de devolverle el puesto. Tendré que seguir esperando, intentando hacer bien mi trabajo, la nueva y definitiva oportunidad que me dé cierta estabilidad laboral.

Los Reyes Magos, por primera vez en muchos, muchos años, no me trajeron ningún libro. Fue raro, raro. Me quedé un poco a cuadros, no os voy a engañar. Pero tampoco he de mentir: las pantuflas y los calzoncillos me vinieron de maravilla. Y muchas otras cosas también me gustaron, claro que sí, no os pongáis pelusillas. 

Ahora voy leyendo Glòria als herois, de Iván Molero y Quique Iglesias, y he terminado ya La sombra del águila, de Arturo Pérez-Reverte y el segundo volumen de la saga de cómics Ms. Marvel (uno, que por roce e insistencia, al final se está también aficionando a lo que en francés llaman la BD). También os he de decir, aunque ya me he ganado la reprimenda de más de uno, que he abandonado la saga Star Wars. De verdad que lo he intentado, pero es que no puedo con ella. Simplemente, no me atrae y me duermo. Como también abandoné American Ultra; típica película mala hecha a conciencia. Disfruté más con la españolada Rey Gitano, aunque huelga decir que es de las flojas. Y disfruto también con las series que ahora mismo sigo, como House of Cards (la maldad del hombre, capaz de todo por el dinero y el poder), El Chiringuito de Pepe (risas a la española), The Big Bang Theory (risas frikies) o hasta con la que recientemente ya terminé, la australiana The Code (aceptable, pero no sobresaliente).

El mes acaba también con Melo, la gata de casa, algo convaleciente. Y es que una operación en el aparato reproductor no es moco de pavo. Eso sí, ahora sabemos seguro que no tendremos gatitos.

No sé si tendremos sorpresas de última hora en este mercado invernal, pero no quiero acabar sin tener una mención especial para Joan Collet i Diví, el presidente del RCD Espanyol que considero amigo, con el que he debatido, viajado, sufrido y hasta corrido. Sé todos los esfuerzos que ha hecho al frente de la entidad y estoy orgulloso de su trabajo. Ahora tocaba renovación, hacía falta un cambio. Ya lo tenemos, aprovechémoslo. Suerte, Joan. Suerte, Chen.

2 Responses so far.

  1. Jaime says:

    Y la vida sigue sin parar, no espera a nadie no se detiene por nada; la vida sigue, sigue sin parar.

  2. Hola nuevamente ¡¡ , la verdad que el artículo no tiene desperdicio ¡¡ y sí vaya tela lo que ha traído los partidos con el otro equipo equipo de la ciudad .
    Lo del Jordi Puyaltó debió de ser la repera ¡¡
    Y bueno lo más importante de todo es que te vaya bién en tu vida conyugal , cosa que me alegro un montón ¡¡
    Y en lo deportivo pues ahí vamos , sin fichar practicamente , creo que sólo habéis fichado a Oscar Duarte no ??
    En fin me alegro que vaya todo bién y como bien dice tu padre , la vida sigue y sigue ....como decía Julio Iglesias , la vida sigue igual . Pero lo importante es que vayamos " tirando " hacia adelante en todos nuestros propósitos que no es poco y en lo deportivo a ver si ellos " tirán " más porque vaya tela.
    Y de las declaraciones del sr. Piqué ..........jejeje es lo que son , no hay más. Dan de sí con esto la clase de gentuza que es , y todo ello arropado por la cúpula de la directiva que no ven mal nada de las declaraciones de Piqué ni de Alves a la prensa......el chimpancé de circo que si no llega a ser por el otro equipo de mi ciudad , aun andaría en Brasil dándole patadas a las latas , en fin.....
    Un abrazo enormeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee ¡¡ Nos vemos ¡¡¡¡