Banner 468

lunes, 26 de enero de 2015

Tiempo para todo

2 comentarios
 
Últimamente dedico mucho más tiempo a otros menesteres por encima de la escritura. Para muestra, un botón. Pasé la segunda mitad de 2014 sin escribir prácticamente ni una sola entrada en este portal. Tiempo ha que dejé de marcarme un calendario fijo de artículos, así como una periodicidad tan bestia como la entrada por día en aquel vetusto Tot Montmeló.

Han ido surgiendo otras inquietudes en mí, y ahora, por poner un ejemplo, voy mucho más a menudo al teatro. Mucho más de lo que acostumbraba a ir. Este sábado pasado fui a ver Pensaments secrets, una obra excelente dirigida por Lluís Soler y que tiene como únicos actores a los conocidos Àlex Casanovas y Mercè Pons. Una pieza, de verdad, muy profunda y con momentos de alto nivel intelectual y filosófico. Es muy, muy recomendable.

Empleo también muchas horas a la lectura. Siempre me ha gustado leer, pero ahora quizá es algo obsesivo. Además de los periódicos diarios y las revistas (ahora me atrae Vallesos, en la que se repasa la historia local de los pueblos que forman el Vallès Oriental y el Occidental), en enero ya han caído cuatro libros. El último, ayer mismo: Lugares que no quiero compartir con nadie, de una escritora que a mí, personalmente, siempre me ha encandilado como es Elvira Lindo.

¿Y televisión? Pues bien sabido es que yo la televisión la veo más bien poco, o nada. De hecho, cuando Marta y yo nos independizamos, pasamos varios meses sin televisor. ¿Para qué lo queríamos? No nos hacía falta. Ahora tenemos uno porque a mis suegros les molestaba en casa, pero vamos, que no os engaño si os digo que debe llevar cosa de un par de meses sin encenderse...

Me gusta el vídeo, me gusta el cine, me gustan las series, pero para ello existe hoy el ordenador, que me permite ver aquello que quiero cuando quiero y sin interrupciones. ¿Para qué voy a tener que quedarme hasta las tantas de la madrugada viendo una película por televisión (anuncios incluidos, claro) cuando puedo verla sin pausas y por la mañana, que es cuando me va bien?

¿Y el fútbol, no lo ves? Pues me encuentro en una época en la que el fútbol por televisión me aburre a la par que me pone bastante nervioso. A los futboleros nos gusta vivir el fútbol en el estadio, pero cuando el equipo juega a domicilio, a no ser que haya posibilidad de ver el encuentro en la peña, la radio me hace más compañía que la televisión. Y me permite hacer otras cosas mientras me informo. No lo sé, es otra manera de ver el fútbol.

Pero supongo que no me echaréis bronca ahora por escribir menos que antaño, ya que este 2015 me estoy poniendo un poco las pilas, ¿no?

2 Responses so far.

  1. Jaime says:

    hay tiempo para casi todo si uno se sabe administrar y lo dejan.
    Besitos

  2. Coincido con Jaime , aunque hay términos que estoy de acuerdo contigo , como lo de las series de televisión , yo también la veo poco , como no sea por internet .
    Luego fútbol puff casi igual , como no se vive en el estadio no hay nada.
    Además sí que es verdad que si se quiere se saca tiempo pero como nos dejemos enfriar ...... aunque tengamos tiempo pues nos volvemos vagos , suele ocurrir jeje
    Saludos ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡