Banner 468

viernes, 1 de agosto de 2014

Entre Montmeló y Dublín

2 comentarios
 
El pasado 29 de junio, domingo de Fiesta Mayor en el pueblo, se presentó La memòria del temps I: Montmeló, carrers enfangats, el primer volumen de una trilogía de documentales sobre los cambios que ha sufrido el pueblo de Montmeló a lo largo del tiempo.

Esta espectacular iniciativa para preservar la memoria histórica del pueblo tiene, además, el punto positivo de poder ampliar la videoteca de los montmelonins, y es que por tan solo 2,5€ puedes adquirir el DVD; una pequeña joya.

Al estar ocupado organizando otras actividades de Fiesta Mayor, el día de su estreno no pude asistir al acto de presentación en sociedad, pero sí que he podido más tarde hacerme con el DVD y, lógicamente, al tenerlo en mis manos apenas esperé unas horas para verlo.

De algo más de una hora, el documental intercala imágenes antiguas del pueblo con las intervenciones de los más antiguos del lugar, que repasan lo que fue el pueblo desde los años 20-30 hasta la actualidad. Cómo a Montmeló se le conocía como el pueblo de la leche, y todos los días el primer tren se iba cargado de leche a Barcelona. Cómo en Montmeló no había espacio para cultivar más patatas. Cómo las mujeres usaban el agua de las minas para lavar la ropa. Cómo esa misma agua regaba todos los cultivos del municipio. Cómo la fábrica Cucurny dio trabajo a tantos y tantos montmelonins. Y cómo, sigilosamente, el pueblo fue dejando atrás su tarannà agrícola y pasó a ser lo que hoy por hoy es: un pueblo totalmente industrial.

Con obras como esta uno se da cuenta realmente de cómo ha cambiado el lugar que siente suyo. Más de una vez os lo he comentado, y es que, según todo lo que he podido escrutar, tengo datos de que mi familia es natural de Montmeló desde por lo menos 1700. Y esto hace que un servidor se sienta puramente montmeloní y orgulloso de ser de este pueblo. Pero no deja de invadirme cierta nostalgia de pueblo, y es que ahora, Montmeló, más que el pueblo que fue durante más de 1000 años, es una pequeña ciudad.

Y de apenas a 20 kilómetros de distancia de Barcelona, la Ciudad Condal, me despido hasta dentro de unos días, cuando os hablaré de mi (nueva) estancia en Dublín, donde pasaré cuatro días disfrutando (espero) de unas vacacioncillas entre duendes verdes y pintas de Guinness.

2 Responses so far.

  1. Es bonito el poder " recapitular " por llamarlo de alguna manera la historia del pueblo , aunque con un DVD......los más " vagos " del lugar que no quieran leer , lo verá más ameno y mas cómodo que ponerse a leer jejeje.
    A Dublín ¡¡ espero que te lo pases bien amigo ¡¡

    P.D.Joder me siento de mal contigo que no lo sabes bién , si te digo que no tengo tiempo apenas .........sólo un rato para entrar en el blog escribir el artículo y comentarle a los enlaces . Siempre tengo algo pendiente . Y no me gustaría llamarte y hablar con prisas y tal . Discúlpame toda esta ausencia sin poder llamarte .
    Abrazos para todos ¡¡¡ y para ti más abrazos que a ninguno eh ¡¡¡ jejejejeje

  2. Miquel says:

    Ostras ¡¡¡ el video me gustaría verlo
    salut