Banner 468

lunes, 3 de febrero de 2014

Yo te quiero, Espanyol

1 comentarios
 
Yo te quiero, Espanyol. La primera y más apelativa vez que recuerdo este cántico fue en el Santiago Bernabéu, feudo que hoy mismo visitamos. La ocasión se desarrolló en un desplazamiento que hice con mi compañero montmeloní Mati, un gran perico con largo historial en las gradas que a buen seguro conoceréis. Nos embarcamos hacia la capital en febrero de 2010 y pasamos ahí el fin de semana. Teníamos que asistir al cocido de la peña de Madrid, más tarde al Santiago Bernabéu y, ya en domingo, nos acercamos a Vallecas para ver el Rayo-RCDE femenino. Un fin de semana 100% espanyolista que, hablando estrictamente de fútbol, empezó pero que muy mal. El Madrid nos arroyaba y antes de la primera media hora ya perdíamos 2-0. El encuentro acabó 3-0 con un dominio blanco insultante. Sin embargo, a pesar del lastre de ver un partido en el que los tuyos pierden sin poder hacer nada al respecto, la grada perica, que en absoluto estaba vacía pese a los 35€ de la entrada, se pasó todo el partido cantando al son de un megáfono. Y, más concretamente, los últimos veinte minutos de partido y el rato hasta que nos dejaran abandonar la zona visitante entonando sin cesar el Yo te quiero, Espanyol mientras ojos madridistas nos miraban atónitos. ¿Pero qué cantan estos si han perdido?, debían de pensar.

Ayer me vino al recuerdo este cántico cuando estaba dando clase. Mientras los niños hacían unos ejercicios y yo tenía unos minutos de libre pensamiento, empecé a reflexionar sobre la actualidad del club, nunca exenta de polémica. Que si si Aguirre está triste, que si Collet firma a favor de Del Nido, que si muchos merengues en nuestro estadio, etc. Y uno acaba dolido y triste al concluir que algunos que tanto alardean de espanyolismo jamás han querido al club como yo así lo entiendo. No tengo la verdad absoluta, ni la quiero, pero hay maneras de entender el amor a unos colores que no entiendo. Personas que anteponen sus egos, sus propios beneficios a los del club. Anhelar el poder, lo económico o lo mediático no trae más que disputas y problemas. Por consiguiente, con todo ello no se hace más que herir a nuestro club. Y, perdónenme, pero yo no hiero a aquello que amo, sino que miro de hacer todo lo que esté en mis manos para que viva, luzca y tenga éxito. Y si para conseguirlo he de emplear mi tiempo y no ganar ni un solo duro, sino más bien perderlo, lo haré de todas formas.

El Espanyol es lo único, lo único que nos une. No hay nada más que esté, sin excepción, en la mente de todos nosotros. Potenciémoslo, pues. Querámoslo como dice el cántico. Amémoslo sin esperar nada a cambio más que el lujo de poder pertenecer a una familia única. Trabajemos por él, con un Espanyol grande siempre en mente y no con la imagen del dolar o la ovación entre ceja y ceja. Tengamos fe en nuestro club como cada beato cree en su Dios.

Artículo publicado en PericosOnline, 28/01/2014

One Response so far.

  1. Dices que decían porque cantan si hemos perdido no ? claro ellos no estan acostumbrados , el aficionado merengue no es pasional son unos " comepipas " y se extrañan de eso . Son aficiones con sentimientos como la del betis , imagino que cuando los aficionados del betis van al Bernabéu también se extrañaran... jejejeje , nuestra idiosincrasia ( betis y espanyol ) es muy parecida , clubes con solera y sobre todo con un arraigo fuerte del que pertenezca a dicho club . No como tus vecinos que al que no le guste el fútbol por elegir uno eligen el barça ...........menos sentimiento que un mosquito vamos... jeje
    Saludos ¡¡¡¡¡¡¡¡